Asociaciones de Desarrollo se unen al Banco Nacional para innovar

Redacción

Las Asociaciones de Desarrollo Integral (ADI) en conjunto con el Banco Nacional ejecutan 120 proyectos productivos y 34 proyectos en coordinación las Asociaciones de Acueductos Rurales (ASADAS) en todo el país

Dos ejemplos de esos proyectos, totalmente innovadores, son narrados desde la visión de sus protagonistas y respaldados con la visión de líderes y servidores comunitarios

 Este año el Programa Transformando Comunidades del Banco Nacional ha destinado 320 millones de colones para apoyar cerca de 4 mil familias, lo que representa alrededor de 18 mil personas beneficiadas directamente. Esta iniciativa responde a la visión institucional de crecer sosteniblemente, al generar proyectos sociales que permitan dinamizar la economía en armonía con el ambiente.

Dos de esos proyectos son el cultivo de abacá y la inseminación de abejas reina, ambos la Zona Sur de país, dos historias contadas por sus propios protagonistas donde la innovación es su principal componente.

Estos proyectos se desarrollan en coordinación con las ADIS, organizaciones claves para la ejecución de los proyectos que llevan calidad de vida a los habitantes de las comunidades.   

Cultivo sin intermediarios: Delice Morales, se dedica a la educación en el territorio indígena Tjaí Cabécar, pero cuando la organización Dejando Huella llegó a su comunidad, a contarle sobre un proyecto de cultivo de abacá, se interesó en participar.

 El cultivo de abacá es una musácea, similar al plátano. Sin embargo, no tiene frutos, pero con su tallo se pueden crear cerca de 300 productos, entre ellos, bolsas de té y filtros de café. Además, es un material que conduce la electricidad.

Esa es una de las razones por las cuales, la Fundación Dejando Huella se acercó a los territorios indígenas y les contó sobre la idea del abacá, explicó Kate Sibaja, directora de esa organización.

El abacá se siembra en climas y terrenos similares al plátano, que es algo que ellos ya cultivaban. “Movidos con la intención de que estas personas pudieran mejorar sus ingresos, fue que se nos ocurrió que podrían sembrar abacá”, comentó Sibaja.

Ella aseguró que le pareció atractivo, primero porque le permitiría contribuir a mitigar las consecuencias del cambio climático y además porque: “Aunque mi esposo y yo trabajamos en educación, uno debe tener un plan B”, dijo la joven de 26 años.

Ella también destacó la importancia de que el Banco Nacional les haya apoyado con este proyecto. “La asesoría ha sido muy importante. Nos han dado un gran apoyo, tanto en los materiales como en la parte física. Porque si nos hubieran dado solo el proyecto y las semillas, pero no el seguimiento, esto ya no existiría”.

Fascinación por las abejas: Otro de los proyectos que apoya el Banco Nacional con los Proyectos Productos Comunales es el de la inseminación artificial de abejas reina.

Desde niño, don Marcos Cordero, vecino de Valle Hermoso de Sabalito ha sentido fascinación por las abejas, pero fue hace 10 años que decidió asumir el reto de participar de un proyecto de inseminación de abejas reina.

Cordero está muy consciente del rol primordial que juegan las abejas en el desarrollo de la vida en el planeta. ¿Por qué son tan importantes? Ellas son las encargadas de polinizar plantas que brindan alimento rico en micronutrientes, y en general, aumentan la producción de alimentos y la seguridad alimentaria. Además de ser fuentes de estudio para la obtención de medicamentos.

El mejorarlas genéticamente las hace más dóciles para trabajar, más productivas, menos evasoras (que no se vayan), explicó Cordero.

Es importante que no se vayan, pues al irse se llevan la mitad de la colmena, y eso funciona como en una familia que recolecta café, dijo el agricultor: “cuatro miembros de la familia recolectan más que dos, por eso es importante que la colmena esté completa, para que haya más producción”, explicó el agricultor.

El también destacó cómo “El Banco Nacional fue una herramienta muy grande en este proyecto, porque trajo a un capacitador de Perú y se aprendió bastante de lo que vino a enseñar él”.

Asimismo, el apoyo del banco permitió la compra de maquinaria necesaria para la inseminación, por ejemplo, una incubadora y un tanque.

Así fue como adquirió la destreza y conocimientos para convertirse en uno de los mayores apicultores de su zona. Él vende miel y polen.

Los de Delice Morales y don Marcos Cordero, son apenas dos ejemplos de proyectos productivos comunales que impulsamos en diferentes comunidades del país, que permiten generar oportunidades e ingresos en las comunidades. El liderazgo comunal es vital en este proceso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

COMENTARIOS

× ¿Cómo puedo ayudarte?